sábado, 13 de octubre de 2007

ENCUENTRO CERCANO



Dos respetables duendes de nuestra comunidad han tenido una experiencia muy interesante. Ayer, en horas de la tarde en las inmediaciones del denominado Parque Pereyra, los susodichos se encontraron con un niño humano sin que se produjeran hechos que lamentar.Nuestro enviado especial pudo obtener las declaraciones exclusivas de uno de los protagonistas.
Duende cronista:¿Qué pasó?
_ Estábamos buscando unos hongos para hacer una poción curadora para plantas tristes cuando una gran pelota de fútbol cayó arriba de nuestras cabezas. Alertado por mi protesta duéndica se presentó un niño humano de una altura de tres duendes y medio...
Duende cronista:¿Se asustaron?
_¡No, de ninguna manera!... bueno, al principio... un poquito... Pero después nos dimos cuenta que era un chico muy bueno.
Duende cronista:¿Por qué?
_ Porque nos dijo que él siempre creyó que existíamos y ahora lo podía comprobar... Un chico que cree en duendes no puede ser malo...
Duende cronista: ¿Pudieron seguir hablando con él?
_ No, porque se tenía que ir a jugar con los otros niños, pero quedamos en vernos la semana que viene...
En nuestra próxima entrega seguiremos con esta entrevista de este hecho revolucionario que puede servir a los duendes incrédulos que no creen en la existencia de los seres humanos para que terminen con tanto prejuicio.

1 comentario:

Diana dijo...

fresquito y tierno, puentecito entre mundos, me gustó!